miércoles, enero 27, 2010

Una Cajita

El siguiente es un fragmento de una carta. La carta que barajeó la timidez de mi destino. Participé en ella como epígrafe; pero no era para mí. El destinatario está aquí, en un lugar donde ahora siente amar.

***

Imagen: Cajita de Rvben Fventes


Fragmento de Carta perdida

EVA M. SALTIERA



Era más pequeño que en lo que imaginaba…
por eso no cabía en las imágenes
ISAAC GRUTHIER



Una cajita puede tener todos los secretos, los hilos y colores con los que se cuelgan las estrellas. Una cajita es una mano encerrada por el cartón, el papel; los vértices que se confunden con el dedo índice. Una cajita tiene las tres cartas más importantes del Tarot. Una cajita es donde cabrían mis cenizas, pero ¿para qué llenar con almas lo que ausencia ya guarda? Una cajita es un tesoro, el mío usted lo ve como un pirata en tierra prometida. Una cajita son mis poemas sin fin, sin punto que los distinga de los días. Una cajita es el corazón que sangra por una nariz tan tibia. Una cajita son mis manos de leche, como me decía, que se hierven en el pecho de los días. En ella resguardo los cinco valses de conocernos, valses de Debussy, ciegos como el corazón de nuestra Amélie. El primero: la despedida, con un paraguas roto y la lluvia acaecida por ser de agua, que al confundirse con su reflejo se estrella en ella misma. El segundo: la huída, con sus ojos llorosos contándome su vida en el andar de la tristeza; la partida de su hermano y las ganas de gritarle loco al diablo. El tercero: el luar, descubrió que la luna hace más brillantes mis lunares de la espalda y que si no toqué su sexo, fue por el respeto de amarle como el imposible día que no termina. El cuarto: la fuga, viajamos tanto que olvidé que esta enfermedad no es para viajeros; que es más sana la memoria cuando se guarda por olvidos o fotografías. El quinto: el secreto, sí, sí le amo; se lo escribo en presente porque todo mi intento de memoria está en usted ahora, porque sé que terminará el inicio del giro, porque si le lloro por huertos, el fruto ya no es destierro. Mi memoria, eso es usted ahora, cuando cierra los ojos me recuerda con un vestido rojo imitando a Mme. Bauvary o como en las fábulas falsas de un jazzista en Cortázar. El secreto, nuestro secreto: “no crea en el Tarot, él no lee al tiempo, no crea en el Tarot él no sabe del presente ni del presentimiento; menos aun cuando usted es la Papisa”. El mago que viene le dará ese secreto. No vea en mi mano la atadura, no vea en mis ojos su deseo; vea en el charquito los sonidos de dos dedos y haga de esa magia un tintero.


No le aclaro mucho con estos detalles; mis poemas son intentos de suelo y mis ficciones la forma en que la realidad encontró consuelo. Usted es mi gran ficción, mi pequeñuelo ¿recuerda? Aquél cuento que escribimos sobre lo imposible que es tocar con la nariz la barbilla del otro. Seguro lo recuerda, porque pasó tardes enteras tratando de tocar mi barbilla sin apoyo de dedos. Y lo logró, lo logró porque ese reto era para una ficción. Busque el cubo de azúcar que perdí, por favor, déselo a las hormigas; sabe que ellas me fascinan por ser lo más parecido a un humano en la modernidad. Le dejo este libro, es Shakespeare, perdón que no se lo dedique, pero el sueño que tengo, no se llevan con el título que tiene: La tempestad. Encontrará su botón por el que tanto berreaba, ahí está, lo guardé todo este tiempo; lo guardé, porque es despistado y no sabe que un botón de camisa es más importante que un calcetín de lana. Le dejo dos discos, sí, perdone si al oírlos sólo desea llorar; pero son importantes las lágrimas que se derraman por una “maga”, así nunca pasaré al inframundo, me quedaré en la sección de “Fantasmas”.


Debussy es mi agua, en el bebo los días que me restan y si ahora no le escucha, escúchelo cuando se sienta ya revelado de sí. Cuide, cuide mi planta del pie, sabe que duele en el frío y que a veces no me deja caminar. Perdóneme si al sangrar también le recuerdo a Leonard Cohen…



7 comentarios:

Analuka dijo...

Mil e um segredos contidos em cada coração, em cada alma, em cada cabeça... mil e um mistérios contidos em cada vida, em cada cosmos, em cada universo íntimo! Deixo aqui abraços alados, beijos pintados, e agradeço pela visita.

Mariana Copello dijo...

moriría sobre tus letras...........

un abrazo Isaac...

Bukemina dijo...

Felicidades por Tu blog, esta estupendo me gusta lo que escribes.
Un saludo.

Dreamer Ed dijo...

jajajajaja

Dreamer Ed dijo...

me da risa mariana XD!
bien intensa
t amo!
<3

Mariana Copello dijo...

jeje melodramática.........

Tania dijo...

Preciosa carta. Es lindo como, en este lugar, las palabras vuelan en libertad...

Un abrazo,